domingo , mayo 19 2019
Inicio / Cultura / Saucitlán de Morelos, un pueblo que resiste
Saucitlán es un de los pocos pueblos en la Mixteca que representa la Pasión de Cristo

Saucitlán de Morelos, un pueblo que resiste

Esta comunidad fue creada por familias provenientes de diferentes puntos de la Mixteca Oaxaqueña y del estado de Puebla

Igavec

En el año de 1958, en la comunidad de Saucitlán de Morelos, antes llamada Rancho Vargas, el alumno del tercer año de la Escuela Particular Católica Cristo Rey, Aurelio Cruz Martínez, tomaba apuntes mientras su profesor Demetrio Vargas Martínez, contaba la historia de la fundación de este pueblo que se fue habitando con gente proveniente de diferentes puntos de la región Mixteca y del estado de Puebla, quienes emigraban en busca de trabajo en las haciendas de los caciques españoles.

El relato dice que, en el año de 1555, en la comunidad El Potrero, hoy Santiago Huajolotitlán, el franciscano Gaspar de la O, escribió un documento en el que contaba que en esa fecha se había evangelizado al pueblo de Nundoyo, hoy San Jerónimo Silacayoapilla, el cual anteriormente se llamaba Labreza, cuya traducción se desconoce.

Las primeras familias

El rancho de Guadalupe Vargas estaba formado por 11 familias, las cuales posteriormente fueron emigrando por problemas con el pueblo de Nundoyo, quedando solamente algunas personas como el maestro de la escuela católica, el señor Demetrio Vargas Martínez, quien enseñaba a los niños que en el año de 1775 se comenzó a poblar lo que hoy es Saucitlán por un español llamado José Guadalupe Vargas Plata y su esposa Pascuala de la Rosa y Mendoza, provenientes de la comunidad de El Boquerón, ubicada cerca de Santiago Juxtlahuaca.

Luego de varios años y con la procreación de las familias, el lugar obtuvo el nombre de Rancho Vargas. Con los años comenzaron a llegar más familias en busca de trabajo, entre ellos la familia Barragán, proveniente de Tecamachalco, Puebla, pastores que se dedicaban a cuidar el ganado del señor Guillermo Hacho, quien era originario de Puebla, pero radicaba en la Ciénega, Chilixtlahuaca, cuya familia al ser perseguida por ladrones, decidió radicar en San Jerónimo Silacayoapilla, pero por la lengua, no hubo entendimiento y se desplazaron a Rancho Vargas, donde se hablaba español y mixteco.

Los Martínez es un grupo con una gran herencia familiar en Saucitlán, algunos provienen de San Jerónimo Silacayoapilla y otros de Cuatillo, Tezoatlán de Segura y Luna. Los Rosales, llegaron de Rancho Yeguas, Petlalcingo, Puebla. El señor Alberto Machuca, de San Juan Cieneguillas, Silacayoapan, llegó al pueblo con los Barragán para extraer mezcal junto a sus hijos Manuel, Felicitos, Ignacio, Eusebio, Guadalupe y Cipriana, quienes al final decidieron quedarse a vivir en Rancho Vargas, cambiándose posteriormente su apellido por Martínez, cuya descendencia es la familia de Eusebio y Artemio Martínez.

La familia Cruz llegó al rancho desde San Marcos Arteaga; los Mendoza, son de Putla de Guerrero, quienes se cambiaron el apellido por Méndez. Los Herrera son originarios de Santo Domingo Tonalá. Los González; unos son del Rancho Piedra Colorada, Yosoñama, Tlaxiaco, cuyos descendientes son Pedro y Carmen González Moreno, los otros González llegaron de Tlaxiaco, pero no quisieron dar el nombre de su pueblo.

Los Moreno llegaron de San Francisco Yosocuta; los Sánchez de Yetla de Juárez, Tonalá. La familia Crespo, llegó a Saucitlán desde Huajuapan de León; los Guerrero son de la Huertilla, Mariscala de Juárez; los Reyes, llegaron desde San Sebastián Progreso y la familia Vargas son descendientes del español José Guadalupe Vargas Plata.

Un pueblo que resiste

Al llegar al pueblo el cacique construyó una capilla en el mismo sitio donde se encuentra el actual templo, la cual resguardaba la imagen de la Virgen de Guadalupe, lugar donde también servía de panteón. No existen documentos de la fecha cuando José Guadalupe Vargas abandonó el rancho, lo único que se sabe es qué algunas las familias resistieron a la invasión de las tropas realistas que en el año de 1813 llegaron para quemar el pueblo.

Antes de irse, el español vendió los títulos de la propiedad del rancho a la hoy agencia de Santa María Xochixtlapilco, Huajuapan. Para que la gente pudiera seguir habitando el lugar las familias de Saucitlán compraron el terreno el 5 de marzo de 1918 y a las 10 de la mañana, se bendijo y se colocó la primera piedra del actual templo de Santa María de Guadalupe, siendo presidente de la República Venustiano Carranza.

En este acto estuvieron presentes el gobernador provisional del estado, Jiménez Méndez, el presidente provisional de Huajuapan, Francisco Escamilla, el agente de Guadalupe Vargas, Pedro Lucas Sánchez, el obispo Rafael Amador y Hernández, el gobernador de la Mitra, Canonigo Antonio de Jesús  Castillo, el párroco del Sagrario de Huajuapan, Dositeo Fernández López y los responsables de la construcción del templo, los señores José Antonio Vargas, Manuel González y Juan María Legaria Hijo, la cual duró 10 años, terminándose en obra negra en el año de 1929.

Rancho Vargas o Guadalupe de Vargas

De acuerdo a los documentos históricos de Saucitlán, el Rancho Vargas, cambia de nombre por así convenirle a sus intereses, ya que en el mosaico geográfico del estado de Oaxaca no figuraba ni como una congregación o comarca, porque así le convenia al municipio de San Jerónimo Silacayoapilla, al mencionar que solo vivían en el lugar unas cuantas personas que quedaron en el rancho, por lo que los lideres concejales del pueblo propusieron en una asamblea cambiar el nombre del pueblo para impulsarlo hacía el desarrollo.

En ese entonces el pueblo contaba con una escuela rural alfabetizante, pero los habitantes querían una escuela primaria federal. Después de analizarlo, el pueblo decidió cambiar el nombre a Saucitlán, que se encontró por el árbol de sauce que en ese tiempo abundaba cerca del río y Morelos, por el insurgente José María Morelos y Pavón.

Algunas personas que votaron en contra del cambio de nombre, argumentaron que se le estaba quitando el nombre a la Virgen de Guadalupe, sin saber que era el apellido del antiguo cacique del pueblo, pero los lideres explicaron que el cambio no afectaba en nada la creencia religiosa.

El 23 de marzo de 1965, la asamblea del pueblo solicitó al congreso del estado el cambio del nombre del Rancho Guadalupe de Vargas, siendo la comisión gestora los ciudadanos Gabriel, Martínez Acevedo, José Vargas Cruz, Gabino Martínez González, Aurelio Cruz Méndez y Alfonzo Vargas Cruz, obteniendo la aprobación mediante el decreto número 48, el 20 de junio de 1866.

Después de varios años de solicitar la segregación, en 2007 Saucitlán de Morelos dejó de ser agencia de San Jerónimo Silacayoapilla y se adhirió a Huajuapan de León en un acto que fue considerado de justicia por los habitantes, ya que Saucitlán siempre fue víctima de la desatención de los gobiernos en cuestión de obra sociales.

Texto: @David Superkh / Fotos: Saucitlán de Morelos

Revisar tambien

Santiago Tilantongo, un pueblo lleno de magia, pero incomunicado

Entre conflictos y necesidades, este municipio mixteco busca salir del rezago social Igavec Huajuapan de ...

A %d blogueros les gusta esto: