viernes , mayo 25 2018
Inicio / Opinión / Que no le digan… Meade, el otro populista

Que no le digan… Meade, el otro populista

Por Mario A. Medina

Durante un encuentro en Canadá con el todavía Presidente de Estados Unidos, Barack ObamaEnrique Peña Nieto, con jiribilla,  advirtió sobre los “riesgos” de actores políticos que asumen posiciones “populistas”. El mandatario estadounidense, le respondió que debería ser cuidadoso al utilizar esa etiqueta, porque de acuerdo con su  idea ese concepto debería aplicarse a quien lucha por la justicia social.

Según el diccionario, “el populismo es una forma de gobierno con un fuerte liderazgo de un sujeto carismático, con propuestas de igualdad social y movilización popular”. El término particularmente se usa de forma peyorativa. En México, de forma tramposa, se le  vincula únicamente a la  izquierda, particularmente hoy, a Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo en diversas partes del mundo, la historia nos ha narrado la existencia de populismo no sólo de izquierda sino también de derecha. Juan Domingo Perón en Argentina o en Brasil Getulio Vargas, en los años 30 y 40; Hugo Chávez en Venezuela, Marine Le Pen en Francia, el italiano Silvio Berlusconi, los estadunidense John F. Kennedy y Donald Trump.

En México el general Lázaro Cárdenas es uno de los presidentes considerados populistas, así como también Adolfo López MateosLuis EcheverríaJosé López Portillo, el propio Carlos Salinas de Gortari y Vicente Fox, unos populistas identificados como “nacional-revolucionarios” y otros de derecha.

El ex jefe del órgano recaudador de impuestos (SAT), Aristóteles Núñez ha descalificado por ser populistas a aquellos presidentes mexicanos que subsidiaron o entregaban apoyos económicos a diversos sectores de la población, personas de la tercera edad, amas de casa, estudiantes, campesinos.

Éste, amigo de José Antonio Meade, es uno de los principales opositores a que desde el gobierno se entreguen apoyos económicos. Afirma que es un grave error dar ese tipo de sustentos que con el tiempo, de ganar López Obrador, le significará a su administración una “fuerte cruda realidad”, un alto costo económico y político.

Por ello se ha descalificado al candidato presidencial morenista, quien ha apuntalado a los sectores más desprotegidos como cuando fue Jefe de Gobierno del Distrito Federal, política social que primero fue criticada y más pronto que tarde replicada por gobiernos priístas y panistas en todos los estados de la República

En tal sentido llama la atención que al candidato presidencial se le acuse de “populista” por ofrecer apoyos económicos a diversos sectores de la población, pero no así a Meade, cuando igual, está ofreciendo, de ganar, programas sociales que significarían también la entrega de recursos pecuniarios, a lo que se opone Aristóteles, su ex subordinado en la Secretaría de Hacienda.

José Antonio Meade se comprometió a que, de ganar la presidencia, impulsará “la mayor ampliación en la historia del programa Prospera triplicando el apoyo a familias con un integrante discapacitado, sumando 2 millones de familias al padrón de 6.8 millones, y becas al cien por ciento de jóvenes en preparatoria”.

Ha dicho que sabe cómo terminar con la pobreza, replicando absolutamente los programas sociales de López Obradora quien una y otra vez lo ha acusado de populista; parece que no se da cuenta que como aspirante presidencial, igual ofrece entregar ayuda a adultos mayores, como su compañero en Hacienda y candidato al gobierno de la CDMX, Mikel Arriola, quien ha prometido servicio de transporte gratis, entonces ¿cómo se le llama a eso?

Si el populista es López Obrador, por apoyar a la gente, y él, José Antonio Meade no lo es, cuando promete lo mismo que su opositor López Obrador que es reconocido como un luchador social, entonces ¿cómo podríamos calificar al candidato presidencial del PRI?

Que no le cuenten…

Hay el convencimiento de que Alfredo del Mazo ganó la elección mexiquense gracias a trampas y a la compra del voto, particularmente al sufragio de las mujeres, por lo que fue fundamental la tarjeta “Salario Rosa”.

¿Entonces cuando José Antonio Meade les pide ayuda a los priístas del Estado de México ganar la presidencia, les estará “sugiriendo” que hagan lo mismo que hicieron para que “ganara” alfredito, el primo del Presidente Enrique Peña Nieto?

Revisar tambien

Crónica política: “Los cuatro rudos, ídolos de la afición”.

Por: Rosy RAMALES En el Segundo Debate Presidencial los mexicanos quizá esperaban más de los ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *