martes , abril 24 2018
Inicio / Opinión / Que no le digan… | El tamaño del miedo

Que no le digan… | El tamaño del miedo

Por Mario A. Medina

Tienen razón en estar sumamente preocupados si Andrés Manuel López Obrador gana las elecciones el 1 de julio. Y es que sí, El Peje representa un “peligro”. Puede acabar con su futuro y el de sus generaciones venideras. ¿Qué va a pasar con sus “propiedades”, sus “negocios”, con su seguridad? Tienen razón en estar en pánico. No me quiero imaginar la angustia que han de estar viviendo tan solo de ver todos los días las encuestas que muestran cómo el candidato de Morena gana simpatías; sube uno, dos, tres puntos porcentuales. Seguramente ha de ser ¡horrible!, ¡horrible!, ¡HORRIBLE…!

Y en verdad no es para menos lo que han de estar viviendo y sufriendo no sólo el candidato del PRI a la Presidencia de la República, José Antonio Meade y su equipo de campaña, sino también el Presidente Enrique Peña Nieto, su grupo de colaboradores más cercanos, y no lo dudo, los grupos empresariales que se ha visto beneficiados, al menos en estos años de gobierno y aún antes, durante la administración peñista en el Estado de México.

¿Qué les estarán diciendo las encuestas, esas que no son públicas, que son de consumo interno? ¿Qué les estarán diciendo los informes del CISEN?, ¿Qué describirán las tarjetas de los gobernadores priístas acerca del rechazo a los candidatos de su partido y sus aliados? ¿Qué tan preocupados deben de esrtar que volvieron al expediente del miedo, a las versiones de que AMLO está vinculado al gobierno de Nicolás Maduro y mil cosas más.

En los últimos días han crecido de manera destacada versiones de supuestas “propiedades ocultas” y “redes de empresas fraudulentas” de Andrés Manuel, publicadas por un sitio llamado PejeLeaks, Resulta que detrás de ese sitio no está nadie del gobierno, ni del PRI, sino un “periodista profesional”, “responsable”  cuya única finalidad  es que la población conozca las presuntas “transas” del candidato Presidencial de Morena. El “periodista profesional” dijo, en entrevista con Carlos Loret, que no da la cara porque su vida puede peligrar.

A esto hay que sumarle el paquete de anuncios propagandísticos que apenas se empezó a difundir de la campaña de José Antonio Meade. En éstos, lo que se alcanzar a ver no es el desasosiego de la población, sino el miedo, el terror  y preocupación priísta, sobre todo de Peña Nieto.

En uno de estos, una señora de clase media baja le pregunta a otra que está enrejando su negocio por seguridad:

“¿Qué es todo esto, doña? -¿Qué no oyó lo del Peje?, -le responde la otra- quiere sacar a los narcos a la calle, que si el perdón, que no sé qué; ¡imagínese cómo se va a poner todo esto! ¡Tengo miedo!” La primera –con cara de seguridad- le dice: “¡tranquila, va a ganar Meade!”

Otro, es verdaderamente ridículo. Una señora que presuntamente no concilia el sueño, le expresa a su esposo su preocupación por que El Peje “quiere echar atrás la reforma educativa”. Aún más contundente asegura: “Ni siquiera quiere que los niños aprendan inglés”, para inmediatamente rematar con un “tengo miedo”. El marido le responde: “Tranquila, va a ganar Meade”.

Pero dicha campaña se ha extendido a generar miedo entre todas las clases sociales y entre empresarios grandes, pequeños y medianos, asegurando que si gana López Obrador cancelará todo tipo de obras y beneficios sociales.

¿De qué tamaño serán sus pecados que revivieron esta campaña tanto priístas como panistas?  ¿Qué se han de preguntar? ¿Será que Peña Nieto se estará viendo perseguido y detrás de las rejas por toda las transas y negocios de los que está señalado y que están documentadas? ¿Qué se imaginarán muchos de los funcionarios que al amparo de sus posiciones en el gobierno han hecho negocios? ¿Qué pensarán los empresarios que han sido beneficiados por el actual gobierno con negocios multimillonarios?

¿Dónde vivirá la señora que está enrejando su negocio y que dice tener miedo, porque si gana López Obrador va a sacar a la calle a los narcos y los va a perdonar?

Hasta donde recuerdo, al menos, desde Carlos Salinas de Gortari. los narcos están en la calle con el permiso de los gobiernos y se negocia con ellos. Hay mucha pero mucha información en este sentido. Y eso de que El Peje no quiere que en las escuelas se imparta el idioma inglés, es verdaderamente irrisorio. Nunca lo ha dicho. Es simplemente una fake news a la que recurren de manera barata

En fin, esta campaña del miedo nos está mostrando el estrés con el que están viviendo en estos días; su seria preocupación, el terror del priísmo de saber que tienen el poder perdido, que la población sí los quiere, pero echar fuera. La guerra contra Andrés Manuel López Obrador, la campaña del miedo que empezaron a difundir, muestra solo una cosa, de qué tamaño es su miedo.

Que no le cuenten…

¿Qué tantos votos le podrá quitar Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, al puntero en las preferencias electorales, o sea a El Peje? No creo que muchas. Es lamentable que vaya a estar en la boleta electoral una persona que cometió fraude para llegar a la papeleta, avalado por una instancia que se supone debe ser salvaguardia del derecho, de la justicia, es decir, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Es mucho muy preocupante el papel que, luego de esto, pueda jugar el TEPJF en caso de que se cometa un fraude electoral el 1 de julio. Esta institución ha vuelto a perder credibilidad.

El Tribunal Electoral desde hace rato se dedica a fallar desde el infierno, allá con el diablo, y luego se enojan cuando las mandan al averno.

Revisar tambien

Detrás de la noticia- Con deslinde de EPN ganará Meade debate y presidencia

Por: Alfredo Martínez de Aguilar Con la realización del primer debate presidencial sonó la hora ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *