sábado , marzo 23 2019
Inicio / Nacionales / IMSS BRINDA TRATAMIENTO A NIÑOS CON ESCAPES INVOLUNTARIOS DE ORINA
Las ocupaciones diarias ocasionan que muchas personas pasen por alto el tiempo necesario para descansar y continuar con su estilo de vida, un adulto debe dormir entre 7 y 8 horas para mantener un óptimo estado físico, emocional y mental. De acuerdo con la doctora Perla Vázquez Altamirano, Coordinadora de Prevención y Atención a la Salud del IMSS, la falta de horas de sueño no solo puede repercutir en consecuencias evidentes durante el día, como, dormirse a todas horas, cambios repentinos de humor, tristeza, irritabilidad, actitud pesimista y aumento del estrés y la ansiedad. Si no también repercute en la habilidad para procesar la glucosa, lo que puede provocar altos niveles de azúcar en la sangre y favorecer la diabetes, o un aumento de peso, también provoca la disminución de la temperatura corporal basal, responsable, entre otros factores, de la constancia del ritmo cardíaco. Por lo tanto, en estas circunstancias pueden observarse arritmias o paradas cardio-respiratorias nocturnas. Otras alteraciones importantes a largo plazo, son la hiperalgesia o aumento de la percepción de dolor, temblores, envejecimiento precoz, agotamiento, trastornos gastrointestinales o aumento de probabilidad de contraer infecciones por afectación del sistema inmunitario. Cabe destacar que el sueño limpia la memoria a corto plazo y deja espacio para más información. En este sentido, una noche sin dormir reduce la capacidad de asimilar conocimientos en casi un 40 por ciento. Además de las pérdidas de memoria y recuerdo, la persona se vuelve más lenta y menos precisa, por eso, la falta de sueño puede provocar una alteración en el habla y dificultad para aprender, crear y resolver problemas, Indicó Vázquez Altamirano. Por lo que la Coordinadora de Prevención y Atención a la Salud del IMSS, exhorta a la población que presente cuadros de fatiga, mantener una vida social activa, realizar ejercicio físico, balancear el tiempo entre la actividad, el reposo y el sueño, dividir las tareas grandes en tareas menores y más manejables, repartir las tareas de mayor desafío a lo largo de la semana. Así como también incluir en su dieta diaria alimentos que contengan complejo B y Magnesio, ya que sugiere que una deficiencia de este tipo puede incluso ser la causa más importante de la depresión y problemas de salud mental.

IMSS BRINDA TRATAMIENTO A NIÑOS CON ESCAPES INVOLUNTARIOS DE ORINA

  • El padecimiento, conocido como enuresis, es tratado a través de un equipo multidisciplinario.
  • De 95 a 98 por ciento de los casos de niños enuréticos bien diagnosticados y tratados se resuelven exitosamente.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) brinda tratamiento integral a los niños con escapes de orina involuntarios en momentos socialmente inadecuados, padecimiento conocido como enuresis.

El doctor Salvador Cuevas Villegas, jefe de Urología Pediátrica del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza, detalló que en el tratamiento que se ofrece al menor participan el médico familiar, pediatra, urólogo, psicólogo y paidopsiquiatra.

Es una terapia integral y de 95 a 98 por ciento de casos de niños enuréticos, bien tratados y diagnosticados, se resuelven exitosamente, y entre los tres a seis meses se logran controlar perfectamente, resaltó.

El especialista detalló que generalmente este problema predomina en varones, en una relación de tres a uno, y se ha visto que está asociado con el desarrollo o madurez psicomotriz para lograr el control de esfínteres.

Un niño, dijo, debe tener control de esfínteres como máximo a los cinco años de edad, pero si rebasa este periodo se considera enurético.

Agregó que hay varios tipos de enuresis: la mono sintomática, en la que el niño sólo se orina de noche y la no mono sintomática, donde además de que se orina en la noche, tiene escapes de orina durante el día.

El jefe de Urología Pediátrica del Hospital General “Dr. Gaudencio González Garza” de La Raza explicó que esta enfermedad también se clasifica en primaria: cuando el menor desde pequeño no tiene control eficiente de esfínteres; y secundaria: el niño no tuvo problemas durante mucho tiempo, pero a partir de un evento en su vida –fallecimiento de un familiar o mascota, divorcio de los papás, etcétera-, empieza a orinarse.

El doctor Cuevas Villegas subrayó que lo importante es dar apoyo psicológico al menor para reafirmar su autoestima, diciéndole que él es normal y que no es un niño “malo” o “cochino”.

Señaló que los papás no deben compararlo con los hermanos, ni ridiculizarlo y mucho menos maltratarlo. Siempre hay que tratar de estimularlo, hacer un reconocimiento verbal amplio; para que el niño se dé cuenta que su esfuerzo no pasa desapercibido.

Hay que difundir que la enuresis existe y que tiene una resolución muy satisfactoria cuando interviene todo este equipo multidisciplinario de profesionales de la salud, concluyó el especialista.

Revisar tambien

Servicio Sismológico Nacional

Relacionado

A %d blogueros les gusta esto: