lunes , junio 18 2018
Inicio / Opinión / Escaparate Politico: Kramer vs Kramer

Escaparate Politico: Kramer vs Kramer

Opinión por: Felipe Sánchez Jiménez

Los espectaculares de hoy exhiben una clase política con absoluta ausencia de ideología partidista, sin y lealtad y que por lo mismo, dan paso a la traición y con gran cinismo brincan de un partido a otro. Por eso no nos debería de sorprender un hecho entre dos políticos priistas de altos vuelos, sin embargo, hay revuelo.

Cuando ayer se conoció la renuncia del Secretario de Administración, Javier Villacaña y empezó a ser mencionado como virtual candidato al gobierno capitalino, una serie de rumores intentaron desvirtuar su nuevo destino político.

Dado que las descalificaciones en el medio político, siempre caen en el dicho de que “calumnia que algo queda”, el mismo Villacaña se vio precisado a aclarar vía twiter: “mi separación del cargo tiene que ver con mi afán de volver a hacer trabajo político. No me han nombrado Coordinador d Campaña d @RaulBCCue, como amablemente difunde vocero de @GobCdOax, tampoco soy candidato a la Alcaldía. Estaré en el espacio donde mi partido me necesite”.

Los dimes y diretes entre Javier Villacaña Jiménez y José Antonio Hernández Fraguas, pudieran resultar intrascendentes entre la clase política pero no así entre la ciudadanía. Esto implica riesgo en fechas de competencia electoral.

Aunque estos dos políticos mantienen lazos familiares, están forjados en el golpeteo sistemático y saben, seguramente, lo que dice el periodista español Berasategui: “la deslealtad es una parte fundamental de la política y quien no estuviera dispuesto a asumirla nada tenía que hacer en los lugares de poder”.

La política ha dividido a las familias, deshecho amistades profundas y los desaguisados familiares son frecuentes en la lucha por el poder. Los desaguisados domésticos ocurren hasta en las mejores familias y han servido de inspiración a la literatura universal.

Desde aquel drama clásico del imperio Romano que relata la expresión de Julio César: “tú también Brutus, hijo mío”. Cuando viendo César a Marco Junio Bruto, hijo de su amante Servilia, entre los conspiradores que lo atacaban en el Senado, le toma la mano con que lo apuñala, lo mira a los ojos y expresa esa frase inmortal: “¡tu quoque, fili mi!”.

Por eso no es nuevo saber que la política contiene alta dosis de celos familiares; el parricidio político es común, qué decir de las traiciones.

El Príncipe, de Maquiavelo, dice que la traición es una parte fundamental de la política y quien está en ella, tarde o temprano la asume.

Uno y otro de estos relevantes políticos del PRI, han dedicado buena parte de su tiempo al intercambio de señalamientos y acusaciones.

Esto no tendría nada de extraordinario si no fuera porque hoy, su partido, el PRI, les vuelve a poner en la oportunidad de seguir escalando en su carrera política.

El tricolor tiene que recurrir a la alta política para meter al redil a estos dos funcionarios para salvar lo que se ve como oportunidad real de mantener el gobierno municipal en Oaxaca de Juárez.

Podríamos decir que lo que hagan o no los partidos políticos no nos incumbe. La realidad es que lo que hagan estos priistas nos importa porque tendrá necesariamente consecuencias -positivas o negativas- sobre la vida política de los que vivimos esta, de por sí, caótica ciudad.

Hernández Fraguas es el actual presidente municipal y Villacaña, sería el candidato a sucederlo. Si no hay acuerdos políticos la ciudad podría entrar en peor desconcierto que el que se avizora por las elecciones que serán las más disputadas en la historia del país.

Las encuestas indican que con Javier Villacaña, el PRI tiene grandes posibilidades de mantener el gobierno municipal. Esto podría realizarse si el PRI los llama a la conciliación, conminarlos al camino de la institucionalidad.

Esta cuestión es muy necesaria cuando vemos una clase política en decadencia con egoístas y limitadas motivaciones, que impiden que el político llegue a experimentar interés de partido.

Esto sería el detonante para una campaña triunfadora del PRI en una ciudad donde su principal contendiente es el partido Morena.

LA MEMORIA

El tricolor, con Villacaña, podría ganar porque los votantes están dolidos por los sistemáticos actos de violencia de los activistas del cartel 22 y del Morena. Nadie olvida el inmenso tiradero de basura en la ciudad desde que los pejistas de Zaachila, encabezados por la presidenta municipal Maricela Martínez Coronel, y el comisariado ejidal, José Coronel Martínez, empezaron a practicar la política de la basura. Nadie olvida que al cerrar el basurero provocaron alarma sanitaria. Llenaron de basura las calles de la ciudad, el río Atoyac y otros puntos donde la ciudadanía, desesperada, arrojaba sus desechos. Esto es lo más irracional de la política.

Prevén que los que votarían por el Peje son los grupos de “tontos útiles”, rescoldo lo que fue la APPO. Un clan de vándalos impulsado por el cartel 22, de extremistas que todo lo quieren tener por medio de la violencia, la fuerza y el chantaje político. Tenemos como ejemplo al FPR, negocio del “maistro” Macario Otalo Padilla. En días recientes este profe, con tal de presionar al gobierno para que le dé dinero público, a fondo perdido, sitió la ciudad generando un caos vial terrible.

Los sondeos indican que en Oaxaca, principalmente, estos serían los que votarían por AMLO, su partido Morena y por Oswaldo García Jarquín o el candidato que decida El Peje. No puede ser de otra manera. El fastidio de la ciudadanía persiste por las acciones caóticas que provocan y que sistemáticamente padecemos desde el 2006. Oaxaca tiene memoria.

Así que el PRI tiene grandes posibilidades de mantener el poder, pero hace falta la mano conciliadora. Buena tarea para el recién nombrado presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Jorge González Ilescas.

Revisar tambien

Detrás de la noticia.- Acoso laboral y sexual, y “moches” en Sagarpa

Por Alfredo Martínez de Aguilar Uno de los mayores crímenes de lesa humanidad contra las ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *