sábado , noviembre 17 2018
Inicio / Opinión / Crónica política: PRI, ¿oposición responsable? ¿O satélite?

Crónica política: PRI, ¿oposición responsable? ¿O satélite?

Por Rosy RAMALES

A partir de la próxima transición de Poderes, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) “como oposición actuará de manera responsable”, adelanta René Juárez Cisneros.

Ajá. ¿Y cómo es de manera responsable? ¿Solo fijar posicionamientos en torno al ejercicio de gobierno de Andrés Manuel López Obrador como Presidente de México y ya? ¿Solo hacer catarsis en la tribuna del Congreso de la Unión? ¿Y replicar la actuación en las entidades federativas donde Morena y sus aliados serán gobierno o tendrán el Congreso?

¿Oposición responsable será aprobarle todo a AMLO?

Más bien el PRI pinta como una oposición maniatada. Porque López Obrador tiene a la élite priista en sus manos, pues con todo el poder del Estado puede mandar a la cárcel a más de medio gabinete de quien en breve será su antecesor en la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, incluido éste.

Entonces, “oposición responsable” puede tratarse de una postura a cambio de impunidad.

Además, los priistas tampoco tendrán mucho margen de maniobra en las cámaras del Congreso de la Unión, ni en las entidades federativas; entonces no les queda otra más que asumirse desde ahora como una “oposición responsable”, lo cual suena a “dejar hacer, dejar pasar”.

Incluso, las mismas circunstancias pueden orillarlo a convertirse en el satélite del partido político de López Obrador, Morena, como única posibilidad de sobrevivencia, máxime cuando en entidades federativas el tsunami electoral del domingo pasado prácticamente borró al PRI.

Y ello le vendría a AMLO como “anillo al dedo” considerando que por su origen priista puede entenderse mejor con el Revolucionario Institucional, que con el PRD, donde ni las mismas tribus se entienden.

Al PRI también le vendría bien la comodidad de partido satélite, pues quienes  se queden con sus despojos disfrutarían de los privilegios que obtiene aquella oposición que respalda las acciones del gobierno, mientras crece y se fortalece. Un penoso papel como el de la “chiquillada” frente al otrora poderoso PRI.

Quizá no le quede otra. Porque además en las entidades donde el Revolucionario Institucional es gobierno y la coalición lopezobradorista tendrá el Congreso, necesitará gobernabilidad.

En fin, ya la luna de miel entre el Presidente de la República saliente, Enrique Peña Nieto, y el entrante, Andrés Manuel López Obrador,  habla por sí misma del papel de “oposición responsable”.

¿PRI unido?

Como ya es sabido, tres días después de la aplastante derrota del PRI en las elecciones concurrentes, su presidente nacional, René Juárez Cisneros, se reunió con los gobernadores priistas, los coordinadores de las cámaras de senadores y diputados y con líderes de la CNOP, CROC, CNC, CTM, ONMPRI y Red de Jóvenes por México.

Y acordaron mantener un PRI “unido”. ¿Cuál? Porque la debacle muestra la inexistencia de las estructuras de sectores y organizaciones, y la debilidad priista en las entidades donde son gobierno; el resultado contundentemente en contra, evalúa.

Ah, Juárez Cisneros se refirió a la siguiente unidad, según el comunicado del CEN: “en esa reunión se tomaron acuerdos para fortalecer a este instituto político y los asistentes –precisó (René)-, hemos acordado mantener una unidad monolítica y permanecer ‘unidos en las convicciones ideológicas y en lo que creemos: en nuestro compromiso con nuestros principios y con México’”.

¿A poco a los ahí reunidos se reduce el PRI? ¿Esa es toda la militancia? Porque Juárez Cisneros habló a nombre de ésta cuando dijo: “La militancia y los simpatizantes no merecen que otro interés carroñero pretenda dañar al Revolucionario Institucional”.

Ups. ¿Y cómo cuando y a qué hora consultó a militantes y simpatizantes de todo el país para alzar la voz por ellos?

El mensaje parece claro: La cúpula no soltará el PRI, léase grupo Atlacomulco y afines. Incluso, en la foto aparecen en primera fila cuadros emblemáticos.

¿Otro interés carroñero?

Y fíjense como lo dijo Juárez Cisneros: “La militancia y los simpatizantes no merecen que otro interés carroñeropretenda dañar al Revolucionario Institucional”.

O sea ¿qué hay más de un interés carroñero?

¿Él a qué interés se refirió? ¿Al del ex gobernador oaxaqueño Ulises Ruiz Ortiz? ¿O al de César Augusto Santiago? Son los únicos que han salido a cuestionar los errores del PRI en las recientes elecciones.

Incluso, Paul Ospital dijo que César Augusto “no tiene calidad moral para pedir que se rindan cuentas mientras él no informe cómo ayudó a la campaña de José Antonio Meade, pues al político chiapaneco no se le vio recorrer una sola calle durante la campaña”.

¿Y en el PRI quien tiene calidad moral frente a una derrota cuyo dolor más grande es la propia responsabilidad de sus cuadros?

En fin, y si hay más de dos intereses carroñeros, ¿cuál es el otro? ¿El de la cúpula?

Las declaraciones de René Juárez cerrando filas con los gobernadores priistas y con los administradores de las siglas de sectores y organizaciones, hablan de que no habrá ni renovación, ni reconstrucción, ni refundación, del PRI, a menos de que los rebeldes lo

consigan por la fuerza o mediante impugnaciones.

Revisar tambien

CRÓNICA POLÍTICA: El reto de Alejandro Murat: Cogobernar con AMLO

Opinión por  Rosy RAMALES   Y AMLO le debe Mucho a Oaxaca En la elección de ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *