viernes , noviembre 22 2019
Inicio / Destacadas / Crónica Política: «Paridad en gubernaturas»

Crónica Política: «Paridad en gubernaturas»

Opinión por Rosy Ramales

En la reciente 13° Sesión del Observatorio de Participación Política de las Mujeres en México (OPPMM), se habló de la necesidad de impulsar la paridad de género en las gubernaturas a disputarse en próximos procesos electorales en el país; es la meta.

¡Ya era hora!

Porque como bien dijo Dania Ravel, consejera del Instituto Nacional Electoral (INE): “Si no (se toman) acciones para garantizar y emitir criterios que favorezcan que las personas también sean postuladas en las contiendas a las gubernaturas, vamos a seguir viendo cómo el ámbito ejecutivo es un lugar donde las mujeres (seguirán) siendo excluidas y donde todavía no llegue la paridad de género”.

Precisamente son las mujeres empoderadas quiénes deben hacer todo para cambiar tal realidad en un país como México con 32 entidades federativas y solamente dos mujeres en la titularidad del Ejecutivo local: Claudia Artemiza Pavlovich Arellano, gobernadora de Sonora, y Claudia Sheinbaum Pardo, jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

¡Nada más 2 de 32!

Y solamente se puede cambiar dicha inequidad mediante acciones afirmativas, ya sea llevadas al plano de ley en una próxima reforma electoral o vía criterios emitidos por el Consejo General del INE como lo hizo para las elecciones concurrentes del 2018 para determinados cargos de elección popular.

En ese entonces, por ejemplo, aprobó criterios para obligar a los partidos políticos a postular mujeres encabezando las listas de candidaturas de representación proporcional (plurinominales) en diputaciones federales y locales, así como en senadurías.

Fueron acciones que sumadas a las establecidas en la ley, hicieron posible que hoy en el Congreso de la Unión y en los Congresos Locales haya más mujeres legisladoras.

La LXIV Legislatura en el Senado de la República se integró por 63 mujeres, lo que equivale a 49% de los 128 escaños. Y la Cámara de Diputados, por 244 mujeres que representan el 48.8% del total de 500 curules. La proyección fue en base a resultados preliminares, pero casi no varió en resultados definitivos y firmes.

En cuanto a los Congresos Locales, las mujeres ganaron presencia en 23 de los 27 en juego en 2018. Y en por lo menos nueve legislaturas serían mayoría, entre las cuales se encuentra la de Oaxaca, donde de 42 diputaciones la mitad más una son mujeres.

Incluso, las acciones afirmativas permitieron en plano municipal más ayuntamientos en el país encabezados por mujeres.

Entonces solo falta dar paso a la paridad de género en las gubernaturas. Claro, el Poder Ejecutivo se deposita en una sola personas; es unipersonal. Por tanto no pueden aplicarse los mismos criterios que para otros cargos de elección popular en una sola entidad.

Pero sí es posible establecer acciones afirmativas para garantizar la paridad de género, o por lo menos la equidad, en elecciones de gubernaturas. Por ejemplo: Del total de gubernaturas a jugarse en determinado año, que en el 50% los partidos postulen mujeres.

Más claro: Si en el 2021 en 15 entidades habrá elecciones de gubernatura, que en 7 u 8 los partidos políticos o coaliciones postulen mujeres. Están, por ejemplo: Guerrero, Michoacán, Querétaro, San Luis Potosí, Campeche, Sonora, Zacatecas, Baja California Sur, Chihuahua y Baja California (si acaso Jaime Bonilla respeta el periodo de 2 años).

Y para 2022 también se jugarán algunas gubernaturas, entre las cuales se encuentra la del estado de Oaxaca.

¿En qué entidades postularían mujeres? Podría quedar a criterio de los partidos políticos, pero eso sí en la mitad.  

Vaya, ¿por qué siempre hombres para el Ejecutivo local?

Claro, en los partidos políticos argumentan no haber mujeres competitivas, con perfil, preparadas, etc. ¿En serio? Entonces, ¿por qué los hombres pierden? ¿Y quiénes ganan, ganan con pobre votación? Ahí están los ejemplos más recientes: Puebla y Baja California. ¿De dónde sacan los partidos políticos que los hombres son los más aptos para un cargo de elección popular como es la gubernatura de entidad federativa?

Lo que sí es una verdadera pena, es que las mujeres en vez de respaldar a las mujeres aspirantes, se pronuncien a favor de hombres para candidatos a la gubernatura. Y todo por asegurar puestos secundarios en el gabinete, y solo para las líderes de mujeres, que convierten la lucha de género en su modus vivendi.

En fin, que como pintan las cosas quizá deba abrirse camino a las mujeres para las gubernaturas a punta de criterios del INE y de sentencias del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), porque en el Congreso de la Unión no se ven ganas de empezar el análisis de una reforma electoral en la cual se ordene la paridad de género en los poderes ejecutivos locales.

Es más, pululan los diputados federales y los senadores que andan placeándose en sus respectivas entidades federativas con el ánimo de posicionarse electoralmente en busca de la candidatura a gobernador. ¿O no?

El INE parece estar puesto. ¿Y el TEPJF? Ojalá empujen las magistradas electorales, Janine Otálora Malassis y Mónica Aralí Soto Fregoso, y  y los magistrados respalden.

En los tiempos de la magistrada Carmen Alanís, sola empujó relevantes acciones afirmativas y se puso al tú por tú con los magistrados, quienes muchas veces terminaron apoyando las propuesta de ella.

Y HAY MUJERES PARA LA GUBERNATURA OAXAQUEÑA

En Oaxaca se renueva la gubernatura en el 2022, cuyo proceso electoral iniciará en el 2021. Y ahí Morena tiene altísimas posibilidades de ganar, salvo que decepcione de aquí al año electivo, máxime cuando forma parte del gobierno desde el Poder Legislativo.

Y aunque los varones de todos los partidos políticos ya anden abriéndose camino para la candidatura a la sucesión, hay varias mujeres inteligentes, talentosas, preparadas; algunas con vena 100% política y otras con voluntad política.

Por ejemplo: En Morena está la senadora Susana Harp. Y en el PRI, la ex diputada federal Mariana Benítez Tiburcio,la ex funcionaria federal Narcedalia Ramírez Pineda, y la misma esposa del actual gobernador Ivette Morán de Murat, quien por sí misma registra alta presencia y pocos negativos. En el PAN destaca la diputada federal Dulce Alejandra García Morlan.

Es más, Narcedalia bien podría ir por Morena. Y no porque su hermano, Luis Antonio, sea el director del ISSSTE en la administración del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sino por mérito propio.

A ver qué pasa. Lo primero es que las mujeres empoderadas (consejeras electorales, magistradas, diputadas y senadoras) impulsen criterios de paridad para postular mujeres en las gubernaturas a disputarse en los próximos procesos electorales.

Habría que aprovechar que ambas cámaras del Congreso de la Unión presiden mujeres.

Revisar tambien

Especialistas del CMN La Raza trasplantan hígado número 12 en lo que va del año

El Hospital General del Centro Médico Nacional La Raza recibió hoy el hígado número 12 ...

A %d blogueros les gusta esto: