lunes , enero 22 2018
Inicio / Opinión / Crónica Política: Osorio, la estabilidad; Eviel, la institucionalidad

Crónica Política: Osorio, la estabilidad; Eviel, la institucionalidad

Opinión por: Rosy RAMALES

Según parece, al fin el priismo empieza a salir de sus enredos y golpeteos internos. En ello es clave la postulación de Miguel Ángel Osorio Chong al Senado de la República; sería como quitarle la tapa a una olla de presión. Y con las renuncias de ayer inicia la colocación de piezas del engranaje electoral.

Así que de un momento a otro el PRI nacional podría emitir las convocatorias para la selección interna de candidatos y candidatas a las senadurías y diputaciones federales por el principio de mayoría relativa. A la par seguramente integrará sus listas de candidaturas a escaños y curules plurinominales, donde suele ubicar a sus mejores o rebeldes cuadros.

 Y en la lista pluri al Senado irá Osorio Chong; en la segunda posición, suponemos. Porque de acuerdo a los criterios de paridad aprobados recientemente por el Instituto Nacional Electoral y confirmados por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (INE), la lista debe ser encabezada por una fórmula de mujeres.

La segunda posición en la relación de escaños pluris sería el premio de consolación por no haber sido favorecido con la precandidatura del PRI a la Presidencia de la República. Debería hasta agradecerlo; Andrés Manuel López Obrador lo iba a despedazar.

En cambio, con un posición segura integrará sin problema la próxima Legislatura del Congreso de la Unión, salvo que la votación del Revolucionario Institucional ni siquiera alcance para dos escaños por el principio de representación proporcional, lo cual se descarta por el momento.

Así que Osorio Chongo tiene en sus manos el pase prácticamente automático y la posibilidad de convertirse en el coordinador del grupo parlamentario priista en el Senado, y ahí puede esperar nuevamente la elección presidencial o incorporarse al gabinete de José Antonio Meade, si acaso gana la coalición PRI-PVEM-Panal.

Y en ello es elemental la suma de Miguel Ángel y sus afines, cuyo duelo por la precandidatura presidencial fue tan largo que incluso generó sospechas sobre el golpeteo hacia Manlio Fabio Beltrones Rivera, a quien (según dicen) el ahora ex Secretario de Gobernación no puede ver ni en pintura, lo mismo que a Luis Videgaray. Rivalidades por el poder.

Los priistas dan miedo cuando son rivales. Parecen gladiadores; se tiran a despedazarse y provocan la derrota del PRI. Ejemplos pululan: Tamaulipas, Chihuahua y Quintana Roo; además de Oaxaca cuando en 2010 perdió la gubernatura. Claro, los malos gobiernos priistas también influyeron en las derrotas; tenían harta a la ciudadanía.

Aunque en el caso de Oaxaca resultó peor la administración de Gabino Cué, quien ganó vía una coalición PRD-PAN-PT y el extinto Convergencia; su llamado gobierno de la “transición democrática terminó en fracaso en medio de señalamientos de corrupción, y cuatro de sus secretarios están presos.

En fin, la postulación de Miguel Ángel al Senado da equilibrio al PRI, salvo que él aún con la candidatura pluri determine continuar sumido en el duelo junto con sus afines. Sería abonar a la derrota del 2018, máxime cuando Andrés Manuel López Obrador viene muy fuerte.

¿Los priistas querrán quedarse en la banca otros 12 años, sino es que más?

Ah, si gana AMLO seguramente sacará el expediente de Osorio Chong, salvo que éste pacte su salvación. Sin embargo, Miguel Ángel tiene mucho que aportarle al PRI; es un hombre de partido con vasta experiencia adquirida durante su trayectoria desde los cargos más pequeños hasta los más grandes.

A ver qué pasa, por lo pronto los gladiadores priistas parecen calmados.

A propósito de candidaturas pluris, en corrillos priistas ven como probables abanderados al Senado a Rosario Robles, y a Luis Miranda, quienes harían acuerdos y “campaña sin candidato” en las entidades federativas. Mmm…¿Chayito encabezaría la lista pluri?

EVIEL PÉREZ MAGAÑA, INSTITUCIONAL

El oaxaqueño Eviel Pérez Magaña es un hombre sencillo, proveniente de familia de clase media, hombre de partido, militante disciplinado y servidor público institucional.

El presidente Enrique Peña Nieto tomó buena decisión al nombrarlo Secretario de Desarrollo Social. La institucionalidad de Eviel le da estabilidad a su gobierno, pues no anda distraído en la búsqueda de candidatura, ni anda en el pleito de los grupos internos del PRI.

Además, tiene la experiencia que le dio desempeñarse dos años al frente de la Subsecretaría de Desarrollo Social y Humano, la cual es columna vertebral de la propia Sedesol.

Y es amigo del precandidato presidencial del PRI, José Antonio Meade, quien siendo Secretario de Desarrollo Social, lo invitó a incorporarse a la Subsecretaría.

En la historia reciente, Eviel es el tercer oaxaqueño en convertirse en Secretario de gabinete presidencia. Le antecedieron Diódoro Carrasco Altamirano, quien en el sexenio de Ernesto Zedillo fue Secretario de Gobernación; y Víctor Bravo Ahuja, quien se desempeñó como Secretario de Educación en el gobierno de Luis Echeverría.

Previo a su función en gabinete federal, Diódoro y Bravo Ahuja gobernaron Oaxaca; ambos por el PRI; el primero de ellos después emigró al PAN acosado por el grupo priista que lo sucedió en la gubernatura, el mismo que contribuyó a la derrota de Eviel Pérez Magaña en el 2010 en revancha a Ulises Ruiz Ortiz.

Bueno, no derrotaron a Eviel, porque por sí mismo obtuvo alrededor de 600 mil votos (Gabino Cué obtuvo cien mil más), sino a Ulises; revés al cual abonó también el grupo de  Jorge Franco Vargas, quien después de haber sido el brazo derecho de Ruiz Ortiz se le rebeló cuando no resultó candidato del PRI para sucederlo en la gubernatura.

Por cierto, ahora en los corrillos locales corre como reguera de pólvora que Franco Vargas aspira a convertirse en candidato a la presidencia municipal de la capital oaxaqueña por el Partido Encuentro Social (PES) vía una coalición estatal con Morena y el PT para las elecciones concurrentes de este año. ¡Qué tal!

En fin, retomando el tema. A pesar del intenso golpeteo interno que recibió cuando la candidatura a gobernador, Eviel Pérez Magaña nunca intentó abandonar su militancia; se disciplinó. Posteriormente llega al Senado de la República, luego busca nuevamente la candidatura a la gubernatura de Oaxaca, pero se la dan a Alejandro Murat Hinojosa.

Eviel se vuelve a disciplinar. Y casi enseguida, tras solicitar licencia al Senado, se incorpora a la Subsecretaría de Desarrollo Social y Humano de la Sedesol.

La coyuntura y el destino ubican a Eviel en una posición privilegiada; acompañará al presidente Peña Nieto hasta el final de su sexenio, y si el PRI mantiene la Presidencia de la República con Meade como precandidato, el oaxaqueño tendría la posibilidad de continuar en las grandes ligas de la política nacional.

Amén de todo, su nombramiento como Secretario es hasta una acción de justicia a favor de Eviel, quien empezó su carrera política ganando las elecciones de la presidencia municipal de su natal San Juan Bautista Tuxtepec.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Revisar tambien

Detrás de la noticia: ¡Que investigue SAT a los líderes sindicales de SSO!

Opinión por: Alfredo Martínez de Aguilar Vaya desde esta tribuna de libertad nuestra más efusiva ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *