viernes , mayo 25 2018
Inicio / Opinión / Crónica política: Neri no se vio alzándole la mano a HP; perredistas preocupados porque HP es 3º

Crónica política: Neri no se vio alzándole la mano a HP; perredistas preocupados porque HP es 3º

Por Rosy RAMALES

Con la renuncia de Francisco Martínez Neri, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) pierde un cuadro de auténtica izquierda.

Cierto, como dice Jesús Zambrano Grijalva, gracias al PRD Martínez Neri consiguió ser diputado local y diputado federal. Pero también gracias a los propios méritos del político oaxaqueño: Base social, presencia, vocación de servicio y trabajo.

Incluso, su cualidad de conciliador, amén de la suerte y la coyuntura inter-partidista, lo llevaron a ser coordinador del Grupo Parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados Federal en los tres años de la Legislatura próxima a concluir; y en la cual presidió la Junta de Coordinación Política en el segundo año legislativo.

Y si bien el PRD le dio la oportunidad a Martínez Neri, éste honró al partido.

Nadie dimite porque sí.

La renuncia de Martínez Neri se esperaba desde cuando la cúpula nacional del PRD sorprendió postulando a dos ex priistas: A Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva por la primera fórmula oaxaqueña al Senado de la República dentro de la coalición “Por México al Frente”, y a Manuel García Corpus en la segunda posición de la lista plurinominal a las diputaciones federales por la Tercera Circunscripción Electoral.

Dos políticos vinculados al ex gobernador de Oaxaca Ulises Ruiz Ortiz, en cuyo sexenio ocurrió el “movimiento del 2006”, iniciado por el magisterio representado por la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), y al cual se sumaron diversas organizaciones sociales y poderes fácticos.

Justo en esa época, Martínez Neri era Rector de la Universidad Autónoma “Benito Juárez de Oaxaca” (UABJO), en cuyas instalaciones se refugiaron líderes y simpatizantes del movimiento para evitar ser capturados por la policía; y el Rector se negó a la orden del Gobierno del Estado de permitir la entrada de la fuerza pública.

Así, Martínez Neri jugó un papel determinante en el “movimiento del 2006”. Por lo tanto, no se veía alzándole la mano a dos ex priistas vinculados a Ruiz Ortiz, y de quien se dice operó la transacción con la cúpula nacional del PRD para la postulación de Héctor Pablo y de García Corpus; ambos lo han negado y también el ex gobernador oaxaqueño.

Si el PRD hubiera postulado a Neri para Senador de la República o para un cargo local en las elecciones concurrentes oaxaqueñas, ¿no habría renunciado al partido? Quien sabe. En los corrillos perredistas comentan que no mostró interés por la candidatura a la Cámara Alta, ni por la presidencia municipal de la capital oaxaqueña. ¿Será?

Quizá midió el juego de las corrientes del PRD tanto en lo nacional como en lo local, pues suelen trampearse y echar abajo sus propios acuerdos. Además, en Oaxaca una parte del PRD la domina otro ex gobernador: José Murat. Eso según el propio dicho de perredistas, desmentido por los aludidos.

Neristas aseguran que si bien en nombre de Martínez Neri estuvo en la mesa de las candidaturas, nada sólido le ofreció la cúpula perredista; lo dejaron al garete. Y luego vino el golpe político con la privilegiada postulación de los ex priistas.

Quizá el aún diputado federal no pretendía renunciar al PRD; lo habría hecho cuando Morena le ofreció candidaturas locales casi a la par de los destapes federales.

En fin, el caso es que Martínez Neri se fue del Sol Azteca. ¿Por qué tardó tanto? Porque esperó hasta el último momento como Coordinador del Grupo Parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados Federal, lo cual implica formar parte de la Junta de Coordinación Política y, por lo tanto, tomar acuerdos.

Quiso cumplir con el partido y la bancada hasta el final. Aunque algunos perredistas dicen que el diputado federal esperó para beneficiarse del liderazgo del Grupo Parlamentario, cuando desde esa posición se gestionan acciones y obras para los distritos de los representantes populares.

Como sea, pero desempeñó su función. Y lo gestionado, si lo hubo, será para las comunidades de la zona de influencia de Neri, donde seguramente respaldará a Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia” a la Presidencia de la República, con quien ya se dejó ver este fin de semana en Oaxaca.

Era el acuerdo, sumarse a la campaña de AMLO al concluir el último periodo ordinario de sesiones de la Cámara de Diputados Federal, según dicen. Y apoyarlo solo a él; a ningún candidato más de la alianza morenista.

¿Y ahora qué sigue? Pues Martínez Neri descartó pretender la postulación vía Morena por la coalición “Juntos Haremos Historia”. No obstante, este partido le está ofreciendo la candidatura a una diputación al Congreso del Estado de Oaxaca; decisión que deberá tomar antes del 19 de mayo, fecha de inicio de las campañas locales.

Además, de ganar AMLO, Neri ocuparía una Subsecretaría en la SEP.

PERREDISTAS PREOCUPADOS PORQUE HP ES 3º  

Indagando el sentir de las tribus perredistas por la renuncia de Francisco Martínez Neri, encontramos que cuadros importantes del PRD están preocupados porque el ex priista Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva viene en tercer lugar en las encuestas al Senado de la República encabezando la primera fórmula oaxaqueña por la coalición “Por México al Frente” (PRD-PAN-MC).

“Nos engañó igual que Pepe Toño; dijo que traía base social y no la trae”, refirió una de las fuentes en la plática donde salió a colación la situación de la candidatura a la Cámara Alta en Oaxaca.

Preguntamos a qué encuestas se referían y la casa encuestadora. Pero solamente nos dijeron tratarse de encuestas mandadas a levantar por el Comité Nacional del PRD sobre las candidaturas al Senado de la República en las 32 entidades federativas, y el resultado en relación a Oaxaca es el tercer sitio por el momento.

Y con una diferencia de alrededor del 7% de las preferencias electorales con respecto a quien viene en segundo lugar: Raúl Bolaños Cacho Guzmán, quien encabeza la primera fórmula oaxaqueña por la coalición “Todos por México” (PRI-PVEM-Panal), y lleva como suplente a Javier Villacaña Jiménez.

Incluso, los perredistas ya se están molestos porque el abanderado al Senado por la coalición derecha-izquierda, copera muy poco con los gastos de los eventos de campaña. ¿Será?

***

Revisar tambien

Crónica política: “Los cuatro rudos, ídolos de la afición”.

Por: Rosy RAMALES En el Segundo Debate Presidencial los mexicanos quizá esperaban más de los ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *