jueves , diciembre 13 2018
Inicio / Opinión / Crónica Política: El PRI perdería la capital oaxaqueña; ganaría Morena

Crónica Política: El PRI perdería la capital oaxaqueña; ganaría Morena

Opinión por: Rosy RAMALES

Hablamos de que “perdería”, porque en la campaña electoral la suerte le puede cambiar al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la capital oaxaqueña; aunque difícilmente. Por el momento, la tiene perdida con alrededor de once puntos de diferencia a favor de Morena.

Tal diferencia es sin candidato, según revela una encuesta mandada a levantar por mismos priistas, quienes está preocupados porque los números no les cuadran para ganar el municipio de Oaxaca de Juárez, considerado el corazón político de la entidad y espacio desde donde se puede perfilar un candidato a la gubernatura.

Sí, aunque parezca temprano pensar en un próximo abanderado a gobernador pues el actual mandatario apenas lleva un año y tres meses en el cargo. Sin embargo, los priistas oaxaqueños ya andan previendo espacios para posicionarse a la sucesión si acaso el PRI pierde todas las elecciones de julio próximo, que serán concurrentes.

Según la encuesta de referencia, sin candidato los porcentajes de preferencia electoral son los siguientes: PRI 16%, y las coaliciones PAN-PRD-MC 18% (“Por Oaxaca al Frente”) y Morena-PT-PES (“Juntos Haremos Historia”) 27%.

Con candidato, de plano el Revolucionario Institucional se cae, mientras el Movimiento de Regeneración Nacional repunta sacándole alrededor de 15% de diferencia.

Claro, es relativa la medición con candidatos porque hasta este momento nadie de los prospectos por partido o por coalición tiene asegurado su lugar en la boleta electoral. El 21 de marzo vence el plazo de registro de candidaturas ante el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) y hasta entonces se sabrá quiénes son los abanderados.

Y aún así, todavía caben las sustituciones por alguna de las causas previstas en la ley electoral. Incluso, los partidos suelen registrar candidatos “patito” cuando llegado el término del plazo no han conseguido candidatura de consenso, y después realizan la sustitución pertinente.

En demarcaciones electorales urbanas, como suelen ser las capitales de las entidades federativas, el candidato es muy importante, porque el electorado cada vez más vota por la persona que por el partido o la coalición. Ocurrió así en el 2016 cuando el priista José Antonio Hernández Fraguas le ganó al morenista Oswaldo García Jarquín, por casi cinco mil votos de diferencia.

Y eso que García Jarquín es de familia acomodada económica y socialmente. En aquella ocasión operó mucho el voto de colonias populares a favor del PRI, el perfil de Fraguas y el trabajo realizado por el entonces munícipe saliente, Javier Villacaña Jiménez, también priista, quien hasta pidió licencia para meterse de tiempo completo a la campaña.

Ahora el de Fraguas es un gobierno municipal desgastado; la ciudadanía tiene la percepción de falta de obra pública, ni siquiera ha podido encarpetar la infinidad de calles con baches del tamaño de cráteres, ni ha podido con los semáforos descompuestos.

En fin, que para las elecciones municipales de julio próximo el PRI corre el riego de perder la capital oaxaqueña y ésta quedar en poder de Morena, porque además el ex priista Samuel Gurrión Matías le quitará votos como candidato de la coalición “Por Oaxaca al Frente” (PAN-PRD-MC); ésta va en segundo lugar en la preferencia electoral y en una de esas hasta puede rebasar a Morena.

Incluso, en una encuesta elaborada para medir a Gurrión antes de darle la candidatura a la presidencia municipal dentro de la coalición vía PAN, éste prácticamente se encuentra en empate técnico con Oswaldo García Jarquín por Morena.

Sin embargo, hay un candidato mejor que el morenista y se llama Francisco Martínez Neri, actual coordinador del grupo parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados Federal.

Se sabe que Morena ve con buenos ojos a Martínez Neri para hacerlo su candidato a la presidencia municipal por la capital oaxaqueña por considerarlo un cuadro altamente competitivo y con posibilidades de éxito. Pero quién sabe si acepte el ex rector de la Universidad Autónoma “Benito Juárez de Oaxaca”.

La esperanza del PRI para ganar la capital oaxaqueña es la división de la coalición “Juntos Haremos Historia”; que rompa Encuentro Social para postular planilla propia encabezada por Jorge Franco Vargas (¿ex priista?), quien le redituaría votos y seguramente posiciones en el ayuntamiento a este partido político.

Por cierto, el Revolucionario Institucional hasta el momento se sitúa en mayor desventaja respecto de los demás competidores en la capital oaxaqueña porque no la incluyó en el convenio de coalición “Todos por Oaxaca” con los partidos Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza (Panal)

Va solo. Aunque bien pueden participar en candidatura común, además con otros partidos políticos. ¿Y quién como candidato? Pues el PRI necesita un cuadro avezado, audaz, operador; digamos, un gallo con espolones. Puede ser Javier Villacaña, nada más que a Fraguas tendrían que enviarlo a unas vacaciones todo pagado al Polo Norte para evitar que trabaje en contra del PRI con tal de hacer perder a su rival.

A ver qué pasa con el corazón político de Oaxaca. Si Morena la gana ya no la soltará, máxime si se queda también con la mayoría del Congreso del Estado, diputaciones federales y senadurías. En un escenario así, la próxima gobernatura oaxaqueña la ganaría el Movimiento de Regeneración Nacional y la estafeta se la entregaría el PRI, cuyo jefe político local es Alejandro Murat Hinojosa.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Revisar tambien

DETRÁS DE LA NOTICIA: El alimento de los dioses y la Posada del Chocolate

Opinión por Alfredo Martínez de Aguilar * Don Salvador Flores Concha y su familia han construido ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *