miércoles , septiembre 19 2018
Inicio / Destacadas / CRÓNICA POLÍTICA: ¿El caos con la Secretaría de Bienestar en Oaxaca?

CRÓNICA POLÍTICA: ¿El caos con la Secretaría de Bienestar en Oaxaca?

Opinión por: Rosy RAMALES

Eso de trasladar la ubicación de las dependencias del Gobierno Federal a las entidades federativas no acaba de cuajar. A veces parece tan inviable como pretender arrancarle un suspiro al viento, salvo que el equipo de transición lo tenga todo perfectamente calculado.

Si fuera el caso, necesita explicarlo amplia y detalladamente a los habitantes de nuestro país para entenderle al planteamiento del ahora Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador. Sería además una prueba de la transparencia de su próxima administración.

Caso contrario, deja a los mexicanos echar a volar la imaginación porque hay muchas dudas sobre la referida mudanza, que no descentralización.

Por ejemplo, si un campesino de Chiapas necesita realizar un trámite urgente a fuerzas en la Secretaría de Agricultura que estará en Ciudad Obregón, Sonora, ¿tendrá recursos para pagar el boleto de avión o de autobús? ¿O el Gobierno Federal le financiará el pasaje por lo menos por tierra?

O, en todo caso ¿AMLO pondrá al servicio de los ciudadanos el avión presidencial para trasladarlos de un estado a otro cuando requieran acudir a alguna Secretaría? ¡Entonces que ya no lo venda!

Hasta los priistas bromen con la aeronave para uso de los mexicanos. Y entre broma y broma parecen tener razón en determinadas cosas.

Imagínese a ese mismo campesino de Chiapas, que de la Secretaría de Agricultura, en Sonora, requiera acudir a la Secretaría de Ganadería, en Guadalajara, Jalisco. ¡Otro boleto de avión o de autobús!

Pero además ese campesino necesitará hospedarse para descansar y dormir, y comer por lo menos tortas. ¿Tendrá recursos para financiarse un modesto cuarto de hotel? Ni modo que duerma en la banqueta. ¿O la sede de la Secretaría contará con albergues?

La ubicación de las Secretarías de Agricultura y Ganadería en estados del norte del país, parece estratégica para la atención de ganaderos acaudalados y terratenientes de esa región, no así del sur-sureste, donde prevalecen los campesinos con tierras pero sin dinero para invertir en la crianza de ganado o en la siembra a gran escala.

Sin embargo, abrigan la esperanza de producir. ¡Todos sus ahorritos se irán en el viajecito a Ciudad Obregón y a Guadalajara a realizar trámites, porque además, al quitar las Delegaciones, quien sabe cómo van a funcionar las Coordinaciones Estatales y Regionales del Gobierno Federal.

Mmm…por cierto, tienen cierto hedor a delegaciones de operación electoral. Y la duda cabe porque nadie se ha dado a la tarea de explicar cuáles serán sus funciones y si éstas, por ejemplo, tendrán un módulo de atención por materia: Agricultura, ganadería, pesca, agua, trabajo, desarrollo social, relaciones exteriores, etc.

Por otra parte, se supone que los Secretarios y titulares de toda dependencia despachará en la sede de la misma. Entonces, imagínense cuando el Presidente de México los cite a reunión de gabinete, tendrán que viajar a la Ciudad de México.

¿Por avión, autobús, vehículo de la dependencia, auto particular? ¿Quién paga los boletos o la gasolina? ¿El Gobierno Federal o e funcionario? De cualquier modo, ¡qué gasto!

Ahora, imagínense ocurra un desastre y el secretario deba de estar en la Ciudad de México para reunión de gabinete. No en todos los destinos hay vuelos comerciales a cualquier hora. Entonces, necesitarán rentar avionetas para llegar a tiempo. ¿Y el ahorro? ¿Y la austeridad?

La operación y funcionamiento de una Secretaría de Estado o de cualquier otra dependencia, instituto u organismo, requiere de infraestructura idónea, que no todas las entidades federativas tienen. ¿Cómo le hará AMLO?

Además, ¿cómo mover a todos los trabajadores sindicalizados del Gobierno Federal a determinado estado? ¿Con todo y familia? Difícil.

En fin, el equipo de López Obrador seguramente tiene resuelto todo conflicto; de otro modo el Presidente Electo ya hubiese dado reversa a la mudanza de las dependencias del Ejecutivo. Falta que socialicen cómo funcionará.

Por lo pronto, la mudanza pinta para caos.

¿EL CAOS CON LA “SEDESOL” EN OAXACA?

Sí, está padre la idea de la mudanza de la Secretaría de Desarrollo Social convertida en Secretaría de Bienestar al estado de Oaxaca, por la derrama económica que implica la burocracia.

Pero tiene sus contras. Por ejemplo, Oaxaca podría convertirse en un verdadero caos con movilizaciones de organizaciones sociales de todo el país que se trasladen a la entidad a protestar en la sede de la dependencia por incumplimiento de las metas de los programas sociales.

Ya de por sí Oaxaca está ahorcada con los cientos de las llamadas “organizaciones sociales” que a diario protestan por todo; hasta por asuntos que ni les competen. Siempre hay algún “luchador social” dispuesto a cerrar las principales calles o carreteras para exigir “cumplimiento a sus peticiones”.

Vaya, la lucha social en Oaxaca se ha convertido en una industria muy redituable. Tanto así que los líderes (con sus honrosas excepciones) tienen mansiones, mandan a sus hijos a escuelas privadas y se dan una vida de gran lujo. Eso sí, jamás se desprenden de su facha.

Y en su mayoría son “organizaciones sociales” de gente de “izquierda”, que protestaban contra “el mal gobierno del PRI”. ¿Y ahora que Morena, el PT y el PES serán Gobierno Federal?

 Seguirán protestando, seguramente, porque los líderes no tienen llenadera. Es más, se confabulan con los funcionarios y se reparten las ganancias.

Así lo hicieron en el gobierno del ahora ex mandatario estatal Gabino Cué Monteagudo, donde sus propios funcionarios encabezaban marchas como líderes de “organizaciones sociales” exigiendo cumplimiento de demandas. Ja.

En fin, ojalá la propuesta de AMLO no genere más caos en Oaxaca.

Revisar tambien

En el México real, 53.5 millones de mexicanos en bancarrota, acusa Benjamín Robles

Comunicado * Propone economía de desarrollo para atender a familias en bancarrota * Con Colegio ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *